La evolución de iOS y macOS. ¿Cuestión de prioridades?

Hace poco tiempo que iOS 10 llegó a todos los iPhone e iPad compatibles. Ocurrió lo que ya suele ocurrir cada vez que este sistema móvil se actualiza: a partir de las 19:00h del día del lanzamiento los servidores se saturan, con todos los aficionados a la marca queriendo ser los primeros en estrenar  y "palpar" todas las novedades. Esta vez no fueron pocas: notificaciones y voces de Siri actualizadas, nuevas opciones en los mensajes de iMessage, la aplicación Mapas rediseñada… ha habido lanzamientos de iOS que incluso han provocado un ralentizamiento en el tráfico global de la red.

No es difícil advertir el contraste cuando lo comparamos con el lanzamiento de una nueva versión de macOS (rebautizado recientemente abandonando la nomenclatura OS X). Éste también trajo novedades interesantes como la llegada de Siri al Mac... No obstante, a la vista del usuario general, se sigue teniendo el mismo macOS de siempre. De hecho, he escuchado a más de una persona decir que el paso de OS X El Capitan a macOS Sierra ha sido confundido como una actualización menor más. Curioso, ¿no os parece?

¿Qué ha pasado? Los más veteranos recordaréis cómo antes los lanzamientos de OS X eran todo un acontecimiento, pues se formaban colas para comprar el disco de instalación y tras completarla el Mac parecía un ordenador completamente nuevo. Había cambios tanto estéticos como funcionales. A día de hoy este interés por las novedades de OS X ha decrecido claramente. iOS, por el contrario, ha pasado de dar sus primeros pasos como sistema operativo móvil (marcando el camino de todo este mercado) a ser el sistema operativo protagonista. Centenares de millones de personas asisten atentas a las novedades que presenta Apple en cada actualización oficial. Y cada actualización representa un abanico de nuevas oportunidades de negocio para centenares de miles de desarrolladores. "La revolución móvil sigue ahí".

Esto no es más que un simple reflejo de hacia dónde se está moviendo el mercado. Cada vez más personas se decantan hacia el uso de plataformas móviles y abandonan el ordenador de sobremesa o portátil como pieza esencial. La misma Apple promociona sus iPad Pro como “el PC definitivo” en un intento de que los propietarios de ordenadores con Windows antiguos den el salto a iOS, aunque eso también podría jugar en contra de los Mac.

Poco a poco, la predicción de Steve Jobs en la que se describía un mundo en el que los ordenadores tradicionales iban a enfocarse más hacia el usuario profesional se hace realidad. iOS, así como los sistemas operativos móviles de la competencia, están demostrando ser ya capaces de cubrir todas las necesidades de un usuario general: navegar por Internet, consultar y responder correos, ver vídeos en YouTube, enviar mensajes instantáneos, redactar documentos… Para todo esto y mucho más ya no hace falta un ordenador “clásico”.

Por lo tanto, la prioridad a la hora de mejorar los sistemas operativos también ha cambiado. Las ventas de los ordenadores de sobremesa decrecen, ese mercado se encoge y se enfoca a usos específicos como el gaming o la edición profesional de audio/vídeo. Ya no se necesitan más grandes novedades en esas plataformas tradicionales. Ahora el enfoque está en lo móvil y, por lo tanto, no dejaremos de ver lanzamientos de iOS que lo potencien como el sistema operativo principal para el mercado.


¿Qué te ha parecido este artículo?


Me encanta Me gusta Ni fu ni fa No me gusta No me gusta nada

¿De qué te gustaría que hablásemos en el próximo artículo?


¿Tendremos pronto 5G? (84%)

¿Qué se ha presentado en el Mobile World Congress 2017? (16%)

¿Qué posicionamiento tienen los bancos nacionales frente a Apple Pay? (0%)

¿Cuáles son las novedades de los próximos iPad? (0%)


Escrito por Miguel López

Miguel López

Formador veterano en Microgestió. Editor senior en Weblogs SL. Incansable en esto de enseñar a la gente. ¡Estad siempre atentos a lo que dice!

- Comentarios

Deja un mensaje